Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 48
chihuahua@cambio16.gob.mx


15 de agosto

Marcan su valor cultural

Javier Kuramura

292visitas

La libre determinación de autogobierno de los pueblos indígenas de Chihuahua en cuestiones relacionadas con sus asuntos internos, de cultura, tradición e identidad fue festejado por las etnias locales en la capital del estado con conversatorio y danza, y en el reclusorio de Guachochi con misa, limpia, bendición y festividad para los reos de esos pueblos.

En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el respeto a sus derechos, eje central de esta celebración, fue abordado en el Salón Hidalgo del Palacio de Gobierno.En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el respeto a sus derechos, eje central de esta celebración, fue abordado en el Salón Hidalgo del Palacio de Gobierno.

La educación como derecho constitucional fue el primer tema abordado en el conversatorio “Cambios y experiencias del derecho de los pueblos indígenas a la educación”.

La titular de la Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas, María Teresa Guerrero Olivares, expresó que este foro fue orientado para promover un diálogo entre generaciones y buscar una sociedad abierta.

Explicó que esta reunión, permitió escuchar a las juventudes indígenas sobre sus realidades personales y la experiencia vivida dentro del sistema de educación, particularmente en el Programa Universitario Indígena.

Sofía Castillo Chávez, encargada de la Unidad de Género de la Coepi, precisó que la investigación del Censo 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, identificó una población total de 401 mil indígenas en el estado de Chihuahua.

De estas comunidades, el 24.2 por ciento no sabe leer ni escribir, lo que representa una cifra de 21 mil 419 indígenas.

Los municipios con mayor grado de analfabetismo son Guachochi, Guadalupe y Calvo, Batopilas y Bocoyna, que representan más del 36 por ciento de la población analfabeta total del estado, lo que se relaciona con el grado de marginación.

Respecto a las necesidades educativas expresadas por los pueblos Rorámuri y Rarámuri durante las audiencias públicas que efectuó la Coepi en sus comunidades, fueron solicitados espacios adecuados con la exigencia de que la capacitación universitaria sea especializada y no solo técnica, así como la instalación de albergues para estudiantes universitarios.

El pueblo Ódami pidió maestros y maestras bilingües, con la salvedad de que no falten tanto y que se elimine la discriminación monolingüe. Mientras que el pueblo Pima, requirió de infraestructura, equipo y becas alimenticias, además de que rechazó el cierre de seis de las nueve escuelas en su territorio.

Los Warijó por su parte, coincidieron con lo anterior, a la par del analfabetismo de la juventud y la influencia que ha tenido la violencia en la zona.

Castillo Chávez, reconoció que en la educación existe un desarraigo de la realidad sociocultural de los pueblos indígenas, lo cual se ha generado porque los docentes desconocen la lengua, usos y costumbres, y existe discriminación hacia su vestimenta.

Enrique Servín Herrera, jefe del Departamento de Desarrollo Cultural de la Secretaría de Cultura, señaló que estos pueblos: “han sido los más perseguidos y discriminados, a pesar de que la palabra “indígena” es una palabra griega, cuyo significado es “lo propio, lo original”.

Por ley, deben ser reconocidos como entidades políticas, con derechos plenos sobre los recursos de su suelo, y para ello, es determinante la educación que se ha convertido en exógena y neocolonial.

“No solo tenemos el derecho, sino la obligación de participar en estos diálogos, porque en más de un siglo, el Estado ha interiorizado el modelo neocolonial, lo que ha hecho que pierdan su lengua tradicional”, consideró el promotor cultural.

Luego del conversatorio siguió el festejo con canto, baile y danza en la Plaza de Armas.

Polkas mazahuas, bailables rarámuris y las danzas de matachines de la Alta y la Baja Tarahumara, amenizados por un grupo musical autóctono, hizo que turistas extranjeros y hasta la propia María Teresa Guerrero se integraran al ballet de las polkas en pleno escenario principal.

Un brinco hacia adelante y otro hacia atrás, es el paso básico para los rarámuris, mientras que con los rarómaris (originarios de la Baja Tarahumara) tiene una variante que es cruzado y más rítmico.

Parte distintiva de la indumentaria de los matachines, son los cascabeles que realmente son capullos de mariposas y se llaman “chayewuaris”, ya que su función es ser un arrullo para la tierra, como agradecimiento porque a ella se pertenece y a ella se le danza, explicó.

Originarios del Estado de México y parte de Michoacán, los mazahuas también participaron en la verbena, ya que tienen más de 45 años de haber llegado a Chihuahua.

“Migramos porque ya no había recursos para alimentarnos o vivir, y nuestros ancestros caminaron por las carreteras dejando asentamientos en la ruta, hasta llegar a Chihuahua y hemos progresado gracias a que somos un pueblo muy solidario, nos apoyamos mucho unos y otros”, refirió Marisa Velázquez, representante de este pueblo.

Al mismo tiempo, en el Cereso Estatal 8 de Guachochi, la Coepi y la Fiscalía General del Estado organizaron un festejo para aliviar, en parte, el cautiverio que ahí padecen 270 internos indígenas por diversas faltas cometidas a la ley. De ellos, el 90 por ciento pertenecen al pueblo rarámuri y el resto a los ódami.

Como parte de sus tradiciones, lo primero que recibieron fue la bendición del Wa’lú siríame (gobernador) Mauro Aguirre Cruz, de la comunidad rarámuri Agua Zarca.
Mujeres del grupo Raosame, efectuaron danzas de matachines y los propios internos danzaron pascol. Siguió una comida tradicional con quelites, yorike, gorditas de frijol y pinole.

Luego, vinieron otros danzantes con su “Águila en vuelo” y enseguida los internos protagonizaron luchas estilo rarámuri y el fin de la celebración llegó con una misa celebrada por el párroco Gabriel Parga.

En representación del Gobierno del Estado, Jesús Flores Carrete, fiscal de Ejecución de Penas expresó que un futuro mejor y más justo para los pueblos indígenas exige que se adopten enfoques diferentes e innovadores en atención a sus preocupaciones, necesidades y aspiraciones.

“Sus derechos han adquirido más fuerza porque ya se reconocen reformas constitucionales; aún falta mucho por hacer. Pero han ido evolucionando y cada día se respetan más sus sistemas normativos, sus usos y costumbres que forman parte de su identidad”.

El representante de la Coepi, Nicolás Víctor Martínez Juárez, llevó el mensaje del gobernador Javier Corral Jurado para quienes menos tienen y a quienes se han vulnerado sus derechos: “Los pueblos no son vulnerables ni débiles por ser indígenas; sino, porque no se les han respetado sus derechos y esto los pone en situación de vulnerabilidad y debilidad. Por eso, vamos a trabajar a favor de los pueblos y comunidades indígenas”.

401 mil Indígenas
habitan en el estado de Chihuahua.

21 mil 419
No saben leer ni escribir (24.2%)

Municipios con mayor grado
de analfabetismo:

- Guachochi
- Batopilas
- Guadalupe y Calvo
- Bocoyna
- Batopilas

Municipios con mayor porcentaje de población indígena

Municipio Porcentaje
Maguarichi 72.94
Uruachi 72.05
Guachochi 70.81
Morelos 69.14
Nonoava 67.95
Balleza 68.03
Batopilas 62.4
Guadalupe y Calvo 53.47

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida