Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 40
chihuahua@cambio16.gob.mx


15 de agosto

Santa Isabel, la tierra que atesora su río

Alfonso Ramírez

268visitas

En una tierra bañada por las aguas del Río Santa Isabel, a veces caudaloso y desbordado, en otras, casi seco, como todos los ríos del desierto, no podía faltar un balneario. Sin embargo, “Las Sombrillas”, es un centro de diversión único. Tiene cuatro albercas que se abastecen de un manantial de agua potable río arriba, por lo que las aguas presentan cero contaminación.

En una de las albercas hay una tirolesa, tobogán. Además tiene areneros, área de asadores, sombrillas y una serie de adaptaciones que hacen más placentera una estancia en este balneario situado a media hora de la ciudad de Chihuahua.

Cerca de este sitio, brota el manantial de aguas cristalinas. Los habitantes del Rancho “La Tapia” y del propio pueblo de Santa Isabel, desde tiempos ancestrales vienen a surtirse de esta fuente porque sus aguas están aptas para consumo humano.

La historia de ciudad se remonta a 1649. Hace 368 años, siendo gobernador don Diego Guajardo Fajardo, los franciscanos Fray Antonio de Salcedo y Fray Jerónimo de Birúes fundaron la Convención de Santa Isabel de Indios Tarahumares y Conchos.

Hoy esa Convención es la cabecera municipal de Santa Isabel y ofrece varios atractivos a los visitantes, además de las famosas Paletas Germania.

La eco-aldea

Destaca a los lejos un conjunto habitacional conocido como la Ecoaldea, un grupo de viviendas construidas inicialmente con la intención de que su arquitectura influya positivamente en la salud y armonía humana.

Las viviendas son amplias, en su mayoría con bóvedas y cúpulas de ladrillo, todo a base de tierra, porque así es más armonioso.

De acuerdo con versiones populares, este proyecto lo inició en 1994 Ramón Quintana Avena, residente de la vecina ciudad Cuauhtémoc, como parte de la terapia para que su esposa Angélica María Merino recuperara la salud tras una prolongada enfermedad.

El propio Ramón Quintana cuenta esta historia en Youtube: https://youtu.be/iN8xTSQs2RI, en donde relata que conforme a la filosofía del arquitecto egipcio Hassan Fathy, es necesario enseñar a las personas que no tienen recursos, a construir con sus propias manos .

Su familia lo acompañó en su proyecto de un centro de recuperación de drogadictos, para los indígenas y campesinos, para hacer realidad los sueños de otras personas.

‘La cruz de los gringos’

El 10 de enero de 1916 en una curva de la vía que va de la ciudad de Chihuahua a Cusihuiriachi, donde el tren debería bajar la velocidad, un grupo de villistas encabezados por Pablo López, Julio Pérez y Rafael Armendáriz, por órdenes del propio Francisco Villa, descarrilaron el convoy y en represalia por el parque en mal estado que le habían vendido otros americanos, fusilaron en unas peñas a 19 “gringos”.

En ese lugar, en las cercanías del rancho La Tapia, a un lado de la vía férrea que ahora cubre la ruta Chihuahua al Pacífico, hoy se erige una cruz metálica, que el pueblo ha bautizado como “La Cruz de los Gringos”.

En su base están los nombres de: Maurice Anderson, John Cody, Joseph Enders, Thomas Evans, Alexander Hall, Herman Hase, Thomas Johnson, Richard McHatton, George Newman, William Pierce, Charles Pringle, Ernest Robinson, Manuel Romero, Richard Simmons, Charles Wadleigh, William Wallace, Charles Watson y J.W. Woong.

La historia popular cuenta que dos de los “gringos” escaparon. Uno de ellos llegó a Rancho Perales donde, antes de ser atrapado, escondió una talega llena de monedas de oro en un cerco.

Esta era una de las rutas que Villa tenía más conocidas. Traficaba desde aquí hasta el municipio vecino de Riva Palacio, donde al parecer se escondía.

El santuario del padre Maldonado

En el poblado de Boquilla del Río se ha construido un santuario donde se venera la memoria del sacerdote diocesano Pedro de Jesús Maldonado Lucero, primer santo y mártir de Chihuahua, beatificado en 1992 por el Papa Juan Pablo II y canonizado en mayo del 2000 por el mismo pontífice.

El Padre Maldonado, como lo conoce la feligresía católica, fue hijo de Apolinar Maldonado y Micaela Lucero. A la Capilla erigida en su memoria acuden familias de diversas partes, como las ciudades de Chihuahua y de Cuauhtémoc para participar en la misa dominical o durante la semana.

La receta secreta

Doña Xóchitl Fisher Díaz, oriunda de Querétaro pero santaisabelense por adopción, con 88 años de edad se repone de la enfermedad que la atacó desde hace un año. Está contenta porque luego de una enfermedad ya puede mover la mano izquierda, firmar los documentos del banco y otros papeles propios de “Paletas Germania”, un negocio familiar que en los últimos 60 años ha elaborado las paletas heladas más ricas a nivel internacional, como lo corroboran las entrevistas que le han hecho de diversas partes del continente. Con la misma fe con que esperó la recuperación de su mano izquierda, ahora espera poder caminar.

Nos cuenta que su papá se llamaba Hans Fisher, quien peleó en la Primera Guerra Mundial pero al ver devastada su patria por los efectos del conflicto armado, decidió abandonarla con un amigo.

Una vez en el Puerto de Hamburgo, donde había barcos que iban a Argentina y otros países, les llamó la atención “lo alegre, lo bonito de la Bandera Mexicana” y decidieron venir a México.

Primero tuvieron un negocio de refacciones agrícolas donde ahora está la Capilla del Padre Maldonado. Pero poco tiempo después se presentó la oportunidad de dar un cambio radical a sus vidas al poder comprar una casa en Santa Isabel, “en donde sí había vida”, porque en la antigua parcela estaban comercialmente aislados.

Ya en este pueblo, en 1960 elaboraron las primeras paletas, con lo cual empezó lo que ahora se conoce como “Paletas Germania”, cuyo ingrediente secreto es la calidad, afirma Doña Xóchitl.

“Ahorita no hay ningún producto secreto, los ingredientes de cualquier producto rápidamente se pueden conocer en un laboratorio”. Dicen que he vendido la receta en millones, ya quisiera”, expresa con una risita burlona y cuenta que varias veces televisoras americanas de diversas partes han venido a entrevistarla.

“El secreto es… en primer lugar, no usar nada artificial. En segundo lugar, cualquiera las puede hacer, pero nada hay de secreto puesto que todos vamos a comprar a la Central de Abastos. Vaya usted y pregunte, todo debe ser de primera”, expresa.
Las expectativas para crear nuevos sabores siempre están presentes. Su mamá Lupita, mexicana de Guanajuato, era muy buena repostera y cocinera.

Como antes de llegar a Santa Isabel radicaron en pueblos mineros de diversas partes del país, aprendió a hacer comida que durara varios días. “Ella hizo las primeras paletas”, recuerda.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida