Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 48
chihuahua@cambio16.gob.mx


Una escalera grande  y otra chiquita

21 de agosto

Una escalera grande y otra chiquita

Rodolfo Bermejo

129visitas

Subir al cielo debe de ser muy difícil, pero claro, vale la pena. Se necesita una escalera grande y otra chiquita… pero si se puede, pues.

Este estado nuestro, tan amado por todos nosotros, le ha tocado andar por la calle de la amargura por culpa de sus irresponsables gobernantes. Primero Patricio Martínez, luego José Reyes Baeza y después César Duarte, fueron acrecentando la deuda hasta llegar a niveles excesivos que tendrán al Estado limitado en sus propios recursos hasta dentro de 30 años por lo menos. Un porcentaje considerable de los ingresos anuales tendrá que dedicarse a pagar la deuda que nos dejaron los últimos tres gobernadores, de más de treinta mil millones de pesos.

Y uno dijera, tenemos una gran deuda pero tenemos servicios públicos excelentes, carreteras en muy buen estado, hospitales que atienden a todos sus pacientes, medicinas suficientes… pero no. Nada de eso tenemos. Sólo una gran deuda y un saqueo tremendo de funcionarios venales que robaron el dinero del pueblo de Chihuahua. Sí, tu dinero, el mío y el de todos nosotros. Y lo robaron con cinismo y con descaro porque se sentían impunes.

Cuando Javier Corral, ganó la elección, cundió el pánico. Trataron de ocultar todas sus fechorías. Quemaron archivos, se robaron papeles y documentos que los inculpaban, pero no les ha servido de mucho. Fue tanto lo que se habían robado, que poco a poco se ha ido reconstruyendo el camino del dinero que fue sustraído o mal gastado. Ya hay 12 funcionarios de alto nivel en la cárcel. Y el gobernador ha dicho que pudieran ser más de cien los que estaban inmiscuidos en esos robos. Todos tendrán que dar cuentas ante la justicia, devolver lo que se robaron y pagar con cárcel sus delitos.

Pero toda esa tragedia puede ser revertida. Por lo pronto, no más impunidad para nadie. Con el dinero bien administrado y bien cuidado, se podrán hacer muchas cosas que todos necesitamos: Agua para todos, trabajo para todos, servicios médicos, escuelas suficientes y bien equipadas, caminos, hospitales y centros de diversión y esparcimiento para todos. Eso, que el gobernador ha prometido, es la escalera grande… la escalera chiquita nos toca ponerla a nosotros.

La escalera chiquita son nuestras acciones de todos los días: respetar la ley y cumplir fielmente con nuestro trabajo diario. Cuidar de nuestros hijos, pagar nuestras deudas, no dar mordidas a los funcionarios, en pocas palabras, convertirnos en ciudadanos responsables y comprometidos con nuestro Estado. Entonces, y sólo entonces, empezaremos a ver como Chihuahua se convierte en un estado modelo para el resto de la República. Como Chihuahua, cuna de la Revolución, inicia una nueva revolución de la decencia y la rectitud de propósitos. El gobernador pone su escalerota y nosotros ponemos la nuestra: la escalera chiquita.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida