Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 48
chihuahua@cambio16.gob.mx


30 de octubre

Día de muertos tradición que nunca muere

Lizandro Ramos

146visitas

Más allá del dolor y la tristeza, no falta la comida, la música, la alegría y el folclor mexicano

Para buena fortuna de todas y todos, una vez al año celebramos un reencuentro anual entre vivos y muertos. En esa fiesta no falta la comida, la música, la alegría y el folclor mexicano. Familias completas se reúnen para recordar, para reír, llorar y rezar por aquel ser querido ”que se nos adelantó en el camino”.

Ese día, más allá de la nostalgia, el dolor o la tristeza, los mexicanos nos dedicamos a festejar la ambigüedad de la extinción de la vida, eso que llamamos muerte y por la que sentimos admiración, incertidumbre, y de la que hasta nos burlamos.

El Día de Muertos en México es un acto de celebración y un rito que nos brinda identidad, pues tiene una función social: nos hace conocer de dónde vinimos y hacia dónde vamos, además de cumplir con una sinergia cultural entre el pensamiento y tradición indígena, y el sistema ideológico europeo.

La muerte es algo con lo que aprendimos a convivir, a diario, y los mexicanos nos hemos encargado de hacerlo más pasajero, riéndonos de ella. “A mí las calaveras me pelan los dientes”, “la muerte es lo único que tenemos seguro”, “el muerto al pozo y el vivo al gozo”, “no estaba muerto, andaba de parranda”, “de muertos y tragones están llenos los panteones”, “el que por su gusto muere hasta la muerte le sabe”, son algunos de los refranes populares que adornan nuestras pláticas.

En 2008, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), declaró la festividad de Día de Muertos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La tradición marca que los días 1 y 2 de noviembre las almas de los niños y los adultos regresan a casa para convivir con los familiares vivos y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares u ofrendas.

Entre los pueblos prehispánicos era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento, por ello, uno de los símbolos comunes del Día de Muertos son las calaveras, las cuales podemos encontrar en la decoración o como disfraces, hechas de azúcar con el nombre de nuestros difuntos, o bien, en las burlonas “calaveritas” que surgieron como una forma de crítica social.

Además de las calaveritas de azúcar, otro de los platillos típicos es el pan de muerto.

Altares, el centro de la celebración

Las festividades del pueblo azteca eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte”, que actualmente es relacionada con “La Catrina”, personaje de José Guadalupe Posada, quien fue un célebre grabador, ilustrador y caricaturista mexicano.

Las calaveras de Posada son en la mayoría de los casos asociadas con el Día de Muertos, ya que interpretó la vida y las actitudes sociales del pueblo mexicano, representados en sus grabados con calaveras vestidas de gala, en fiestas de barrios, calles urbanas o casas de los ricos.

La festividad del Día de Muertos no es propia de todos los habitantes de México, ya que en el norte del país hasta hace algunas décadas no era celebrada, sin embargo, el gobierno mexicano y la Secretaría de Educación Pública impulsaron políticas educativas a fin de expandir esta tradición.

Debido a la fuerte influencia de los Estados Unidos en las zonas fronterizas, muchos jóvenes y niños se disfrazan y piden dulces de casa en casa como parte del festejo de “Halloween”, por esta razón en los últimos años se ha promovido la celebración del Día de Muertos como parte de nuestra cultura e identidad como mexicanos.

Con motivo del Día de Muertos, en la ciudad de Chihuahua se realiza la denominada “Feria del Hueso” en la colonia San Jorge, en la cual se instalan decenas de puestos en las inmediaciones de los panteones, a donde miles de personas acuden a visitar a sus difuntos. En el lugar los comerciantes ofertan diversos productos, como flores, antojitos mexicanos, ropa, y juegos mecánicos como atracción para las niñas y niños, que no deben faltar en ninguna feria. (Por Lizandro Ramos)

Calavera a la muerte

Por Enrique Lomas Urista

A la muerte no hay quien la lleve
a la parca no hay quien la quiera
no hay quien le ruña los huesos
no hay quien le tienda un abrazo.

La Catrina quiere a todos
a muchos congela de un tajo
no hay quien le prodigue un beso
no hay quien le arrime un arrumaco.

Pobre muerte, tan solita
pobre muerte sin su muerte
siempre llorando sin ojos
siempre amando sin labios.

Las ‘calaveritas’
Las podemos encontrar en la decoración, como disfraces, o echas de azúcar con el nombre de nuestros difuntos, o como una forma de crítica social.

Pan de muerto

Es un panecillo dulce hecho a base de huevo u forma circular representa el ciclo de la vida y la muerte.

La bolita superior es el cráneo.

Las cuatro canillas representan a los huesos y están colocadas en forma de cruz para hacer referencia a los cuatro puntos cardinales.

Cada punto está dedicado a un dios distinto: Tezcatlipoca, Tláloc, Quetzalcóatl y Xipetotec.

Y por último, el sabor a azahar, por el recuerdo a los ya fallecidos.

Radiografía de un altar

El agua ofrece a las ánimas para que mitiguen su sed después de su largo recorrido y para que fortalezcan su regreso.

La sal es un elemento de purificación y sirve al cuerpo para que no se corrompa en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.

Las veladoras sirven de guía para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada.

Copal e incienso se utilizan para limpiar al lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro.

Las flores adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima.

El pan que la Iglesia lo presenta como el “Cuerpo de Cristo” y es elaborado de diferentes formas.

El arco representa la entrada al mundo de los muertos y está adornado con flores.

Cuentan con diversos niveles. En los terrenales suele colocarse una fotografía del difunto, pertenencias, comida y licor, mientras que en los superiores cruces y figuras religiosas.

La Catrina

La famosa imagen inmortalizada por José Guadalupe Posada, célebre grabador, ilustrador y caricaturista mexicano.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida