Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 49
chihuahua@cambio16.gob.mx


13 de noviembre

Jiménez más que meteoritos y manantiales curativos

Heidi Rodríguez

2342visitas

El molino harinero tenía un silbato para dar la alarma por la venida de los aviones bombarderos, pero casi nadie lo conoce

Jiménez.- Nombrada “La Puerta de Oro del Estado Grande” por los cultivos de trigo en su inicio y hoy “La Capital de la Nuez”, Jiménez es más que meteoritos y desierto, legendarias haciendas y manantiales curativos, históricos edificios y sede de épicas batallas modernas.

Son un millón de nogales en 10 mil hectáreas sembradas en el municipio y regadas por tecnología, uno de los principales motores de su economía, aunque las pymes en general se perfilan como la nueva vocación.

“Aquí se dicta el precio mundial de la nuez. Sobre la Calzada Juárez, que es la avenida principal, hay centenares de nogales que pueden ‘rentarse’ al Ayuntamiento para su cosecha”, apuntó Raúl Piña Mendoza, de la Dirección de Desarrollo Económico y Turismo.

Jiménez fue fundado el 4 de enero de 1753 y la misión franciscana de 1804 concretó el asentamiento de la población, aunque hay denuncios desde 1643 sobre las primeras minas “Las Adargas” y “Los Reyes”, explica su historia.

Inicialmente consagrado a Santa María de Caldas ese templo cambió su nombre al de Santo Cristo de Burgos y ser el patrón del pueblo, pues su arribo también está envuelto en una leyenda sobre su repentina y milagrosa presencia.

Frente a la iglesia, la Plaza de Armas, guarda un testimonio desconocido por casi todos: “Pancho Villa mató a todo un grupo que se había rendido en Camargo mientras él convalecía en La Cueva del Coscomate”.

“Lo hizo como mensaje y de ahí huyó a Parral para reagruparse”, narró el cronista de la ciudad, Salvador Mendoza Rede.

Un par de cuadras adelante está el mercado Abraham González, del cual existe la versión de haber sido diseñado por el mismo autor de la Torre Eiffel, de París, Francia.

“Ese era el estilo de las construcciones en ese tiempo, pero no hay evidencia de haber sido un encargo específico para el autor”, dijo el cronista cuya familia ha vivido por generaciones en Jiménez.

A espaldas del mercado está la Escuela Oficial 2192, donde fue preso Miguel Hidalgo y Costilla, y en cuyo balcón el alcalde da el Grito de Independencia cada año.

De ahí parte la Calzada Juárez que en 1882 formaba un túnel arbolado por los nogales y en su recorrido destaca la casona donde ocurrió una de las leyendas atribuidas a Pancho Villa, cuando mató a los dueños de la propiedad.

“Era la familia del general Miguel González, quien era su amigo y cuando murió él se hizo cargo de ellos, pero una de las hijas se casó con el teniente Bazán a quien asesinaron por ser espía de los constitucionalistas y Villa les reclamó, la madre sacó un arma y disparó contra él, pero se defendió y mató a todos”, dijo el cronista.

La Calzada Juárez termina en la antigua Estación del Ferrocarril, donde ocurrió una explosión de 12 carros del tren, que cobró la vida de 36 personas y 836 más resultaron heridas, lo cual enlutó al país.

Actualmente conserva el puente peatonal que conecta el sector con la colonia Estación, sitio donde está el Hotel New York, que fue cuartel federal y próximamente el primer Museo de Historia en Jiménez.

A principios del siglo pasado, el chino Chale Lee construyó el edificio que tuvo reputación de ser un centro de juegos ilícitos y venta de enervantes, por lo que en una ocasión un grupo de villistas lo intentó extorsionar, pero él se negó.

“Lo fusilaron y abandonaron el lugar, pero luego de muchos años lo tomaron los constitucionalistas para hacerlo cuartel, y ahí es donde dicen que Villa lloró por su vida al ser capturado por insubordinación”, relató Mendoza Rede.

Otro punto del lugar es “El Molino Harinero”, una fábrica de capital mexicano que llegó a ser la empleadora más importante desde 1906, y todavía a su cierre, hace un par de décadas, provocó una fuerte recesión económica.

Tierra de fugitivos y apóstatas escondidos en el perfecto escenario del desierto, Jiménez también cuenta con oasis que dieron pie a la edificación de imponentes haciendas como Los Remedios, propiedad de Marcos Russek, para ganado, mina y sales.

El casco de la Hacienda fue de donde Pancho Villa robó su famosa yegua “7 Leguas” a la esposa del hacendado, y en sus alrededores se han instalado tres balnearios de aguas termales con temperaturas de hasta 45 grados.

Cerca de ahí, en la comunidad de Carrizalillo está la Salinera cuya producción está activa desde entonces y hoy se envía a Torreón, Coahuila, mientras que en su laguna arriban cientos de aves migratorias en esta temporada invernal.

A 15 minutos de la cabecera municipal está uno de los orígenes en el templo a la Virgen de los Dolores, su ex hacienda y las minas antiguas, siempre atacadas por pueblos hostiles de tobosos, mezcaleros, comanches y apaches.

El maravilloso balneario de aguas termales de El Ojo de Dolores, está a la vuelta de la esquina en el ejido La Playa, abierto todo el año para disfrutar de sus albercas donde hay peces endémicos y cuatro especies de tortugas.

Las fracturas por donde emana el agua caliente, tienen profundidades de tres metros y los visitantes aprovechan para sumergirse entre ellas y así disfrutar las propiedades curativas.

El Hundido, en Escalón, es una joya natural al ser un cenote de casi 200 metros hasta el nivel del agua interior y otros 50 metros de profundidad.

De vuelta al desierto, el magnetismo de la Zona del Silencio es protagonista de leyendas sobre la ausencia de la fuerza de gravedad y en sus alrededores constantemente caen meteoritos y fragmentos de estrellas fugaces.

En 1960 un cohete lanzado por el gobierno de Estados Unidos, desde el estado de UTAH y hacia otra dirección, cayó en Jiménez, lo cual causó la inmediata reacción de los norteamericanos y la atención del pueblo entero.

Pero mucho más allá de esas eventualidades, el centro de Jiménez fue sede de la última gran guerra de la era moderna del país, cuando 8 mil 500 federales dirigidos por Elías Calles se enfrentaron a igual número de rebeldes y católicos para vengar la muerte de Villa.

“Fue la primera guerra en México donde se usó al mismo tiempo la caballería, la artillería, la infantería y la flota aérea prestada de Forth Blis, en tres días continuos de bombardeos. Una guerra sangrienta que apenas recuerdo”.

“Mi madre me contaba cómo toda la ciudad estaba aterrada. Yo recuerdo vagamente techos ensangrentados y que en El Molino Harinero tenía un silbato para dar la alarma por la venida de los aviones bombarderos. Lo impresionante es que casi nadie lo conoce”, externó.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida