Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 52
[email protected]


28 de noviembre

Baja Gobierno 50% el gasto en mantenimiento de aeronaves

Alejandro Salmón

67visitas

Egresada de la Universidad Politécnica de Chihuahua cuida y repara flota estatal

En lo que va del año, el Gobierno del Estado se ha ahorrado cerca de 20 millones de pesos en mantenimiento de su flota aérea, en parte, por las medidas de control en el gasto aplicadas a toda la administración estatal, pero también, por la eficiencia del personal encargado de cuidar y reparar las avionetas y helicópteros para uso gubernamental.

En la actual administración se logró reducir en más de un 50 por ciento el costo de mantenimiento de la flota aérea, ya que anteriormente costaba entre 56 y 58 millones de pesos anual, mientras que en este año la cifra cerrará en 25 mdp, informó Guillermo Luján Peña, director general de la Secretaría de Hacienda.

La operación de la flotilla propia y el mantenimiento con personal de Gobierno del Estado resultó, además, mucho más barato que deshacerse de las aeronaves y contratarlas por arrendamiento, ya que las empresas que ofrecieron ese servicio cotizaron hasta 53 mdp al año, añadió.

No obstante, el Gobierno mantiene el proyecto de vender algunas aeronaves, principalmente el helicóptero Bell 429, adquirido durante el último año de la anterior administración “el que se conoce como el “RollsRoyce” de los helicópteros”, comentó Luján Peña.

Asimismo, se contempla vender el Bell 407 que se usa en diversas labores, aunque podría canjearse por un Bell 505, más el pago de una diferencia, y se busca además cambiar los aviones Cessna 206 por otras más apropiadas para el aterrizaje en pistas de terracería.

En tanto, el Gobierno mantendría el avión CessnaCitation y el King Air.
“Las aeronaves, principalmente los helicópteros, se destinarán a funciones de seguridad y a su uso como ambulancia”, señaló Peña.

“Cuando se vendan esos, la intención es dedicar esos recursos a atender a la gente más necesitada”, concluyó.

A volar, bajo el cuidado de Monserrat

Una de las piezas clave en el mantenimiento de la flota aérea estatal es Monserrat Arellano, una joven egresada de la Universidad Politécnica de Chihuahua, quien está a cargo del taller que mantiene y repara los tres helicópteros del Gobierno: 206, usado principalmente en funciones de seguridad pública; el 407, de uso múltiple y el más nuevo: el 429, todos de la firma Bell.

“Aquí todo es muy delicado, porque de nuestro trabajo dependen vidas humanas”, comenta Arellano, mientras revisa las hélices dañadas de uno de los helicópteros que se utilizan en funciones de seguridad pública.

“Hasta un remache, una cosa pequeña que se pueda quedar y que pueda entrar al motor, o bien, obstruir el control de vuelo, puede ser fatal”, dice. “Allá arriba no hay “oríllate”, no puede haber errores”.

Ubicado en el hangar del Gobierno del Estado, el cual se encuentra en el aeropuerto internacional “Roberto Fierro” de la ciudad de Chihuahua, el taller de aeronáutica se encarga prácticamente de todo, salvo la revisión y mantenimiento de piezas que, por disposiciones oficiales, deben ser reparadas por el fabricante, que regularmente está en los Estados Unidos o en Canadá.

Explica Monserrat que cada 12 meses o cada determinado número de horas de vuelo —según las especificaciones de cada nave— se debe hacer una revisión, tanto al motor como a los rotores. A veces, aunque la unidad no haya cubierto el número de horas de vuelo establecidos para obligar una revisión, se le hace cada 12 meses, como medida preventiva.

En cuanto a la reposición de piezas, explica que no puede haber reparación o “enderezado”, pues en la mayoría de los casos, una pequeña hendidura obliga a cambiarla por completo.

Tal es el caso de una de las hélices del helicóptero 206, que recibió un impacto de bala durante una operación policiaca. El impacto no logró perforar la pieza, pero sí la dejó abollada en la viga. Por esa sola razón deben cambiarse las dos hélices, mismas que sólo pueden adquirirse directo de la fábrica.

Aunque motor y rotores demandan más atención, el helicóptero requiere de una atención constante, ya que prácticamente todas sus piezas están en movimiento durante el vuelo.

Reponer piezas es relativamente fácil, pero en los Estados Unidos o Canadá. En México no siempre se consiguen, por eso a veces tarda más en terminar la reparación, señala.

Monserrat Arellano está a cargo del taller de mantenimiento de helicópteros desde hace año y medio. Durante todo ese tiempo ha trabajado con dos compromisos a cuestas: que los helicópteros estén listos para atender cualquier emergencia y que estén en condiciones para no poner en riesgo la vida de quienes los tripulan.

“Aquí revisamos de todo, hasta que no haya piedritas o pajaritos en los rotores”.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida