Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 52
[email protected]


5 de diciembre

Aguas termales de Recowata

Alfonso Ramírez

127visitas

Manantial que colma el alma de paz y armonía

Al fondo de la barranca de Tararecua las aguas termales del manantial Recowata, con temperatura de 35 grados centígrados durante todo el año, forman un hermoso manantial rodeado por un tupido bosque de pinos, álamos y encinos y un paisaje que invita a echarse un chapuzón después de descender a pie cerca de mil 200 metros de sinuoso camino empedrado en plena Sierra Tarahumara.

Esta senda se puede recorrer en vehículos de doble tracción o en cuatrimotos, pero representa un verdadero reto descender y luego ascender a pie, aunque si uno quiere evitar la fatiga puede contratar el servicio que ofrecen los ejidatarios rarámuri, administradores de este hermoso ecosistema en plena zona serrana.

Las aguas termales que no son azufrosas, pero se asegura que curan el alma, brotan de la propia peña y caen en fosas que antes eran rústicas, pero han sido transformadas para ofrecer mayor seguridad y comodidad a los visitantes que llegan a este remanso de paz y bienestar.

Después de una buena remojada se despierta el apetito y para satisfacer el hambre en los asadores se pueden preparar alimentos y acompañarlos con alguna bebida, plácidamente sentado a la sombra de un frondoso árbol.

Aquéllos que así lo prefieran pueden acampar y por la noche contemplar las estrellas en un brillante y transparente cielo, acompañado por el eterno arrullo de las aguas del arroyo San Ignacio, para despertar con el canto de los pájaros que saludan el amanecer. A otros quizá les atraiga dar un paseo en lancha por las aguas de este arroyo.

Recowata es un vocablo rarámuri que, según se dice, significa “voladero” o “arrinconado”, se localiza a 30 kilómetros de la población de Creel, municipio de Bocoyna, en el kilómetro 30 de la carretera a Guachochi.

En invierno el manantial adquiere especial esplendor, ya que la blancura de los cerros se cubiertos por la nieve y el aire frío contrastan con la temperatura caliente y el vapor que emana de las fosas.

El espíritu aventurero invita a escalar las altas paredes del cañón donde el viento y el agua a través del tiempo han labrado formas caprichosas que asemejan cabezas de animales, torres de castillos y otras figuras a las que la imaginación de cada uno da nombres.

Recowata forma parte del Complejo Turístico Arareko, un negocio fundado y administrado por los propios rarámuri del Ejido San Ignacio, en el municipio serrano de Bocoyna.

Los ejidatarios y sus familias limpian el balneario, transportan y atienden a los visitantes, rentan caballos y bicicletas de montaña para recorrer las veredas, paseos en lancha por el caudaloso arroyo, además realizan el reparto de utilidades conforme a sus tradiciones y costumbres que privilegian la justicia y equidad.

En los alrededores de Recowata se encuentran otras instalaciones del Corredor Turístico Barrancas del Cobre, como el Parque de Aventuras que alberga uno de los teleféricos más grandes del mundo con longitud de 2 mil 750 metros; circuito de tirolesas con 3 mil 723 metros de recorrido y altura hasta de 430 metros.

La vía ferrata es una ventana para admirar la majestuosidad de la Sierra Tarahumara desde adentro de un cañón, mientras otros lo hacen desde el divisadero, superando el efecto del vértigo, se inicia con un rapeleo de 45 metros de altura, atado a una línea de vida para atravesar varios puentes colgantes como “El Paso de Tarzán”.

Las gorditas del Divisadero

En la cercana estación Divisadero del Chepe, la parada es necesaria para saborear en un mercado típico las gorditas de harina o maíz azul, negro o amarillo rellenas de flor de calabaza, arrachera, chile pasado con champiñones, entre otros guisos.

Además se pueden adquirir artesanías en madera o metal, playeras, ropa típica y muchos otros artículos. Si se cruza el mercado desde una terraza se puede admirar el Cañón de Urique, que en invierno se cubre de neblina por el cambio de temperatura, en un espectáculo difícil de describir, pero muy emotivo de admirar.

La Cueva del Chino

Por una vereda en la que se han colocado escalones de piedra se llega a una cueva de la comunidad de Bacajípare, municipio de Urique, en la que se cuenta que por muchos años un chino llevó una vida solitaria y misteriosa y se cree que su espíritu sigue presente.

En la oquedad de la caverna una familia rarámuri construyó una pequeña casa, luego se fueron agregando más por comerciantes de artesanías típicas a lo largo de la vereda que lleva hasta el Parque de Aventuras en Areponápuchi.

El trayecto es largo, pero algunos turistas que descienden del Hotel Divisadero se atreven a recorrerlo y admirar las imponentes montañas que cubiertas por la bruma serpentean y se pierden en la distancia.

Cómo llegar:

Recowata se localiza a 30 kilómetros de la población de Creel, municipio de Bocoyna, en el kilómetro 30 de la carretera a Guachochi.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida