Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 36
chihuahua@cambio16.gob.mx


El

6 de febrero

El "Champion": animar es su Vida

Eduardo Morales

69visitas

A bordo de su motocicleta Italika FT 125, Federico Flores Mata, mejor conocido como el “Champion”, se pasea por las calles de Chihuahua, ciudad que alegra desde hace años con el incondicional apoyo que les da, desde las gradas, a todos sus equipos deportivos. “Aún puedo sentir el viento en la cara cuando voy en mi moto, aunque no es igual que antes”, destaca.

Federico Flores nació el 2 de diciembre de 1938 en Santa Bárbara, Chihuahua. “Hay que quitarse el sombrero cuando uno menciona ese pueblo”, sonríe. Se mudó a Chihuahua tras graduarse de la primaria.

“Aquí mi papá me metió a la Escuela de Artes y Oficios, estaba en mecánica, pero no duré mucho, cuando salí, entré a trabajar de cobrador”.

Rememora que su primer ídolo deportivo fue su tío, un jugador de béisbol en su natal Santa Bárbara. “Yo le ayudaba con la mochila, ahí me nació el gusto por los deportes”, dice. Otro miembro de la familia, su hermano Francisco jugaba basquetbol “y era muy bueno”, comentó.

“Entonces cuando me preguntaban por él me decían ¡Champion, ¿dónde está el campeón?!, refiriéndose a él, de ahí se me quedó el apodo”.

En sus inicios se remontan al año de 1963, en la porra de los equipos Dorados.
“En aquellos años iba yo al parque Almanza y un amigo tenía la porra y comencé a ayudarle.

Cada equipo de la Liga Municipal tenía su porra, en 1968 él se fue a otro equipo y yo me quedé con Dorados de la UACh.

Además de ser el porrista número uno de la UACh, el “Champion” probó los emparrillados como jugador. “En ese tiempo yo jugaba futbol americano con la Escuela Normal y con el Tec, por eso no le echaba porras a los Aguiluchos de la prepa, yo jugaba contra ellos”, señala el ícono chihuahuense.

“Hice muchos amigos, y lo mejor de todo es que esto me ha dejado hacer feliz a mucha gente, incluyéndome”, añade.

Para Flores, cada derrota de Chihuahua él la sufría como propia, hasta que “aprendimos a divertirnos en todo momento”.

Donde jugaban los Dorados y Adelitas, el “Champion” estaba presente. En torneos de basquetbol, béisbol, estatal o universitario, vestía el traje típico de aquella época: color caqui, sombrero del mismo color, pañuelo rojo, carrilleras al pecho (con balas de verdad) y polainas vaqueras.

“Una vez, en 1971, en un juego me dijeron ’oye, si eres Dorado ¿por qué no te vistes de revolucionario?’ entonces, entre los conocidos me empezaron a regalar cosas.

Primero fue el sombrero, luego las polainas, después las carrilleras, recuerda.

“La gente iba a cada juego y me llevaban 2 o 3 balas. Yo se las dejaba un rato y después les quitaba la pólvora para que no fuera a pasar un accidente”.

Me retiré en el 2001 y tras dos años volvieron los recuerdos, indicó.

En 2003 Chihuahua albergó la Olimpiada Nacional y el “Champion” regresó al mundo del deporte, pero esta vez como imagen, “Me mandaron llamar para decirme que, si les prestaba mi imagen para la Olimpiada Nacional, yo encantado, me compraron traje nuevo, todo nuevo, si es sabido ni me retiro”, se ríe.

“Por primera vez me sentí estimulado, yo nunca cobré por animar, sentía que si me pagaban iba a estar obligado a gritar”.

En el 2009 arribó al Salón de la Fama del Deporte Chihuahuense, donde actualmente continúa de encargado.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida