Cambio 16 de Chihuahua

Año 2 • Núm. 59
[email protected]


Crean redes comunitarias para proteger a niñas y niños

6 de febrero

Crean redes comunitarias para proteger a niñas y niños

Josefina Martínez

Por primera vez y desde sus colonias menores y adultos conforman comités que velan por los derechos de la infancia

Hacia el poniente de la ciudad, en la colonia Fronteriza Baja de Juárez, hay un grupo de menores, de uno a 13 años, que llegan cada madrugada a un edificio donde permanecen desde las 5:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde.

“Hay mucha necesidad entre la comunidad pero la de los niños es apremiante, incluso en cuanto a atención psicológica. Ganarse a un niño es ganarse una vida. El 90 por ciento de las mamás de estos niños están solteras y con muchas carencias. Tienen que salir a trabajar hasta 12 horas en la maquila”, dice Gloría Olguín, encargada del Centro de Bienestar Infantil Casa de Dios, que alberga a cerca de 60 niños cada día.

Por esta razón, el Departamento de Desarrollo Humano e Inclusión de la Subsecretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Estado interviene en la estancia con la creación del consejo infantil que conforma la Red Comunitaria de Protección y Bienestar Infantil.

El objetivo de este equipo es implicar a la comunidad en la resignificación del trato hacia niños, niñas y adolescentes. “Se trata de una acción social que hay que cambiar y para que los derechos de los niños pasen a la práctica, a su ejercicio”, comentó Sol Acosta, titular del Departamento de Desarrollo Humano e Inclusión.

Para esto, la Red Comunitaria de Protección y Bienestar Infantil que encabeza Jesús Gamboa, primero se acerca a las comunidades más vulnerables para detectar espacios que necesiten ayuda.

Convocan a una reunión informativa en la que proponen que sociedad y Gobierno trabajen juntos para mejorar las condiciones y entorno en que se desenvuelven.

Luego, si aceptan trabajar en conjunto se pasa a la conformación del comité infantil que integran tanto adultos como niños que representan la garantía del ejercicio de sus derechos.

“Quienes debemos asumir su cuidado somos los adultos. Pero ellos deben participar como promotores del buen trato a la infancia”, declaró Sol Acosta.

Así se inicia la capacitación de adultos y niños para que se organicen y planteen las problemáticas que se deben tratar de manera más urgente y para que entiendan y apliquen la importancia del buen trato a la infancia.

A manera de introducción, las terapeutas Sarahí Puentes y Georgina Castillo inician su trabajo con grupos reflexivos sobre los derechos de los niños donde conviven en un primer encuentro con los menores y detectan las inquietudes y problemas del grupo, así como fortalezas y puntos de oportunidad.

La Red Comunitaria de Protección y Bienestar Infantil se creó apenas hace dos semanas luego que se descubriera la imperante necesidad de atender de manera oportuna a los menores de las zonas más vulnerables de la ciudad.

A pesar del poco tiempo de su trabajo en campo ya crearon cinco consejos infantiles, que son: Solidaridad, Kilómetro 33, Anapra, Mezquital y la reciente conformación del de La Montada, en la colonia Fronteriza Baja.

“Aquí no venimos con una plantilla o una fórmula para decirles qué es lo que vamos a hacer. Venimos para escuchar y trabajar en conjunto en las necesidades que hay que combatir, en cada zona son diferentes, por eso debemos apoyarnos”, mencionó Jesús Gamboa mientras platicaba con las madres del consejo infantil del Centro de Bienestar Casa de Dios.
“Anteriormente la comunidad estaba acostumbrada a esperar qué daba el Gobierno. Ahora se trata de organizarse para exigir derechos”, destacó.

La Casa de Dios tiene 17 años funcionando en el poniente para tratar de ayudar a la comunidad. En la estancia hay más de una decena de bebés, de los que cuidan todo el día. A los niños los llevan a la escuela y los recogen para regresarlos a la estancia donde comen y realizan otras actividades hasta que sus madres salen de trabajar y regresan por ellos.

El equipo de terapeutas visitará a los niños una vez a la semana para brindar apoyo psicológico y en especie para la estancia y se irán estableciendo otros compromisos conforme se determinen las necesidades primordiales.

“No existe un antecedente de trabajo para valorar los derechos de los niños como el que se viene haciendo ahora en Gobierno del Estado. Tenemos que escuchar a los niños. Se trata de salir del consultorio para involucrarte con la comunidad. Es un diálogo constante”, finalizó la titular del Departamento de Desarrollo Humano e Inclusión.

Mientras que en el salón de clases de la estancia, con las terapeutas, una niña dibujaba una muñeca de ojos grandes y vestido morado a la que decidió ponerle su mismo nombre para explicar que para ella el derecho más importante que debe tener un niño, es el derecho al amor.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida