11 de septiembre

Recuerdan al más grande bateador de México en su aniversario luctuoso

Raúl Urquidi

Se congrega familia del deporte para recordar a Don Héctor Espino González, a 21 años de su fallecimiento

El viernes 7 de septiembre, se realizó por la mañana una guardia de honor por el XXI aniversario luctuoso de Don Héctor Espino González, considerado el mejor bateador de todos los tiempos en México, por lo que personal del Instituto Chihuahuense del Deporte y la Cultura Física (ICHD), entre directivos, así como peloteros destacados y aficionados, recordaron anécdotas y hazañas de la carrera deportiva del también llamado "Superman de Chihuahua".

Durante la Guardia de Honor, en la entrada del Estadio de Béisbol Manuel L. Almanza, de la Ciudad Deportiva en Chihuahua capital, donde se ubica el monumento de “El Niño” Espino, se contó con la presencia de Federico “Champion” Flores, reconocido porrista del estado.

El cronista deportivo Fernando Acosta Pérez recordó en el mensaje que compartió durante el evento, varios pasajes exitosos de la carrera deportiva de Espino González, tanto en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) como en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP); Héctor Espino es miembro del Salón de la Fama del Béisbol Profesional de México desde 1985, debido a la gran cantidad de marcas que estableció en sus 24 temporadas en los circuitos de la LMB y LMP.

Réquiem para el más grande de todos
La tarde del domingo 7 de septiembre de 1997, en el estadio Manuel “Loco” Rentería, donde se escenificaba la final del Campeonato Estatal de Béisbol categoría Mayores, los aficionados fueron sacudidos cuando por el sonido local se anunció que había fallecido en la ciudad de Monterrey el “Superman de Chihuahua”: Héctor Espino González.

El deceso del hombre récord en el béisbol profesional mexicano, tanto de verano como de invierno, se antojaba increíble, no hubo en esos instantes aficionado que le prestara atención al partido que tenía enfrente, todos enfocaron su mente al pasado; el que lo vio jugar, recordó el poder tremendo que lucía cada vez que colocaba la pelota más allá de las lejanas bardas y los coros de gritos y aplausos que los espectadores lanzaban durante su recorrido por el campo interno.

El que no había tenido aquella dicha, recordó los cientos de cuartillas que leyó y releyó, las incontables tertulias con los amigos donde “El Niño Espino” era el personaje principal.

Su debut como profesional se dio en 1959, con el equipo Dorados de Chihuahua, que competía en la Liga Nacional bajo el mando de Memo Garibay, circuito donde militaban los Indios de Juárez, Alacranes de Durango y Chileros de Aguascalientes; era tanto su poder, que en su primera vez al bate como profesional sacó la pelota del Parque Alberto Romo Chávez, de Aguascalientes, ante un lanzamiento del zurdo parralense Beto Sosa.

A un año más de su partida, toda la gente del béisbol le rinde tributo permanente al inmortal “Niño” Espino, sin olvidar el reconocimiento que se le otorgó en la Convención Mundial de Houston, en 1984, de las Grandes Ligas, así como la elección directa para su ingreso al Salón de La Fama del Béisbol Mexicano en 1987, al Salón de La Fama del Béisbol del Caribe en 1988 y en el Salón de La Fama del Deporte Chihuahuense en 1989.

Además, el estadio de Hermosillo lleva su nombre y el número 21 que portara siempre el “Superman de Chihuahua” fue retirado de los torneos profesionales mexicanos, tanto en el de verano como en el de invierno; el más valioso reconocimiento de todos lo es sin duda el ser distinguido como el más grande bateador en la historia del béisbol mexicano.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a [email protected]

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a [email protected]”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida