Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 44
chihuahua@cambio16.gob.mx


Yorgos Rouvalis ‘a Construir puentes’

22 de febrero

Yorgos Rouvalis ‘a Construir puentes’

Flor Vargas

83visitas

Para el escritor y traductor literario griego, el entendimiento entre los pueblos se da a través de la conversación y no con comportamientos agresivos.

Lo primero que sorprende de este ciudadano griego es su perfecto dominio del idioma castellano, el conocimiento de los “entretejes” de la literatura mexicana y sus principales expositores contemporáneos.

Yorgos Rouvalis nació en Atenas durante el ocaso de la década de los 40, en el Siglo XX y bien podría coincidir generacionalmente con el “babyboom” posterior a la Segunda Guerra Mundial. Como sea, le tocó crecer en la etapa de reconstrucción Europea y de la confrontación ideológica entre los mundos capitalista y socialista conocida como “Guerra Fría”.

Le imagino a los 18 años, al tanto de los sucesos en París, Chekoslovaquia, Cuba y Bolivia, soñando con un futuro muy distinto al que vivimos actualmente.

Coincidimos en la ciudad de Chihuahua: ¿Cómo es que sabe usted tanto del mundillo literario mexicano? Un día antes estuvo en Ciudad Cuauhtémoc, en el Centro Agueda Lozano, para impartir una conferencia sobre su experiencia como traductor literario, por invitación de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado.

La charla habría de continuar al día siguiente de la comida y llegarían al fin las respuestas.

—¿Por qué, de esa amplia gama de estudios ha elegido la literatura para desarrollarse profesionalmente?

–Yo empecé a escribir después de los 50 años, anteriormente estaba dedicado a un trabajo como asesor internacional o de profesor, y esto coincidió unos años después con mi retiro. En el empleo, antes de retirarnos nos ofrecían seminarios para prepararnos en dónde se nos decía que debíamos tener por lo menos una profesión para no caer en depresión. Yo levanté la mano y dije que tenía tres, la traducción, la enseñanza y la escritura. Ya liberado de cosas profesionales, encontré que la literatura era un campo digno de ser explorado por mí.

–Sin embargo, después, se ha dedicado más a la traducción, y según me enteré, en una conferencia que ha estado desarrollando usted al respecto, habla de la pasión del traductor.

–Sí, eso es simultáneo a la escritura, la docencia y la traducción, son actividades que he desarrollado simultáneamente. Comencé con la traducción en los años 80, con los cuentos de un maestro peruano, Julio Ramón Ribeyro, que todos dicen que fue el maestro de Vargas Llosa y de Alfredo Bryce Echenique, que son los dos más grandes narradores peruanos hoy y luego seguí con el mexicano José Emilio Pacheco y otros narradores más.

—¿Tuvo una larga estancia en México?

—No fue tan larga, estuve acá porque el objeto de mis estudios y mi mujer eran mexicanos. Entonces fui profesor en la UAM y también tenía un seminario de posgrado en la UNAM, por 3 ó 4 años, hasta que la crisis en el 85 me inclino a buscar otro trabajo en Europa.

—¿Estamos hablando del sismo del 85?

—No, de las devaluaciones del peso. Cuando entré a la UAM, nuestro salario era equivalente a 2 mil dólares, 3 años después era equivalente a 500 dólares.

—¿Pero sigue manteniendo lazos fuertes con México?

—Si desde entonces he seguido la literatura mexicana, he traducido a varios autores fuertes mexicanos.

—¿En México, su inspiración ha sido José Emilio Pacheco?

—Si, estando yo de profesor en México, en el 81 sale “Batallas en el desierto” de José Emilio Pacheco. Lo leo de inmediato y me parece una obra conmovedora, una obra extraordinaria, llena de sensibilidad, de observación sociológica, llena de pasión también; el origen, la base la novela, es la pasión amorosa de un niño por una mujer más grande que él.

Entonces enseguida contacto a José Emilio, quien me recibió muy sencillamente, le expreso mi admiración y le dije “algún día yo voy a traducir esto”. Hay una coincidencia feliz para mi, estando yo en el extranjero, durante mi viaje de verano en Atenas, visito una feria del libro y ahí, en el estante de una editorial, veo el libro traducido, fue uno de los momentos más alegres de mi vida.

—¿Qué otros autores mexicanos ha traducido?

—Octavio Paz, Efraín Huerta, Sabines, Pellicer, José Carlos Becerra y he hecho un ensayo sobre los discípulos y colaboradores de Paz, los cuatro que se supone eran los que iban a seguir su obra. Estos eran José Emilio, Homero Aridjis, Montes de Oca y Gabriel Zaid.

—Tiene usted amplia experiencia en el terreo de la diplomacia. ¿Qué opina de la situación que se está viviendo con el fenómeno Trump y el del Reino Unido, que se ven como muy de la mano?

—Sí creo que los actores, los líderes del mundo, ponen su sello en el quehacer internacional, para bien o para mal, en el caso de Trump, vamos a ver, porque realmente la diplomacia es justamente esto, el entendimiento entre los pueblos y los gobiernos a través de la conversación y no con comportamientos agresivos.

La charla con Yorgos se prolonga y habla de su esposa mexicana, originaria del bello estado de Oaxaca y de la familia que radica en Ciudad Juárez en nuestro estado norteño, el cual conoce bastante bien, así como a los más destacados escritores chihuahuenses como Carlos Montemayor, de quien se refiere de manera muy amable.

—¿Desea agregar algo más?

—Una cosa que me tiene admirado con respecto a México, es la cantidad de dinero que se destina para la cultura, yo atribuyo esto al hecho de que no tienen tantos gastos militares.

Yo estoy dedicado a impulsarlos y a tratar de aumentar los puentes culturales entre México y Grecia, así como dar a conocer a México en Europa.

Quién es Yorgos Rouvalis

- Estudió Derecho, Relaciones Internacionales, Historia Económica y Sociología en la Universidad de Atenas y París. Estudió en el Instituto de América Latina de la Universidad de París y en la UNAM.

- Trabajó varios años en el Parlamento Europeo, en la Comisión Europea y fue Consejero en el Ministerio Griego de Relaciones Exteriores como encargado de América Latina hasta 2004, año en que se jubiló.

- Ha traducido escritores de toda América Latina, entre quienes se encuentran José Emilio Pacheco, Octavio Paz, Efraín Huerta, Sabines, Pellicer, José Carlos Becerra, Sergio Pitol, Ricardo Posas y obras como la novela cubana “Tres Tristes Tigres” de Cabrera Infante, entre muchos otros autores y obras.

- Le tocó crecer en la etapa de reconstrucción europea y de la confrontación ideológica entre los mundos capitalista y socialista conocida como “Guerra Fría”.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida