Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 40
chihuahua@cambio16.gob.mx


Guerrero: región de las momias tarahumaras

28 de febrero

Guerrero: región de las momias tarahumaras

Heidi Rodríguez

268visitas

Sumado a la gran riqueza cultural chihuahuense, el hallazgo de más de una veintena de momias tarahumaras en La Cueva del Manzano, cerca de la cabecera municipal de Guerrero, potenciará la región como un destino turístico, una vez que los científicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) concluyan el tratamiento de los cuerpos.

Fernando Peña Vázquez, cronista del municipio guerrerense, destaca el hallazgo del panteón rarámuri más importante del estado, ubicado en el área de mayor densidad poblacional durante la época precolombina.

La etnia Rarámuri (Tarahumara) tenía su mayor concentración en la zona de Casas Grandes, Madera, Tomochi, Bocoyna, Carichí, Guerrero y Namiquipa, de acuerdo con los reportes de las primeras expediciones misioneras realizadas entre 1560 y 1570.

“La región fue formada por los ríos Basúchil y Papigochi, y hacia Tomochi y la sierra El Verde, porque estaban sobre afluentes, que formaban valles muy bonitos, grandes y amplios. Los tarahumaras no habitaban en relices, cañadas o el fondo de los arroyos, su hábitat natural eran llanuras, valles y ríos”, relata el historiador.

En esa zona hay cinco cuevas y de ellas fueron rescatados varios cuerpos de antiguos rarámuris. Las condiciones físicas del interior de esos recintos, la nula humedad y la composición química de la tierra de esa sepultura, permitieron que los cuerpos allí sepultados alcanzaran su momificación.

De Cieneguita, sección de Ariseachi, es el cuerpo de una mujer de entre 25 y 35 años que data del año 1150 o 1160, exhibido actualmente en el museo comunitario de ciudad Guerrero.

En febrero de 1986, algunos empleados de la Presidencia Municipal, encontraron dos cuerpos humanos momificados.

Presuntamente uno fue llevado a la ciudad de Chihuahua, pero no se conoce información sobre su destino final ni qué institución o dependencia asumió su resguardo.

El otro constituye la pieza más popular en la exposición permanente del museo comunitario de Guerrero y se exhibe en una vitrina cerrada herméticamente.

Sin embargo, señala el cronista Fernando Peña Vázquez, hace cinco años, en la cueva de El Manzano, ubicada en la sección de Pachera, fueron descubiertos más cuerpos.

Relata que un pastor de chivas que paseaba su rebaño, encontró los restos humanos luego de que en un acto de vandalismo fueron desenterrados por desconocidos.

El hombre hizo el reporte a las autoridades locales y federales y luego la situación se hizo del conocimiento del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

El cronista municipal explica que la recolección de las piezas fue encabezada por el arqueólogo del Instituto en Chihuahua, Enrique Chacón, quien determinó que se trataba de 22 cuerpos, nueve completos y el resto desarticulados, que fueron depositados en cajas y transportados a la Ciudad de México, para ampliar la categorización.

“Los estudios han encontrado que había varias cuevas, unas más reducidas y otras más amplias, pero fueron utilizadas como panteones tarahumaras. Dentro de la cueva hacían una especie de fosa común, y los colocaban en posición fetal. El cuerpo era preparado especialmente y luego los colocaban en hileras”, explica el especialista.

“Hacían la fosa profunda, y cuando se llenaba el fondo, se cubría con palmilla tejida o petates y sobre ella se colocaba una capa de barro y si había espacio, se acomodaba otro nivel con cuerpos, todos de manera circular”, agrega.

Sobre la posición del cuerpo de estas momias, con los brazos recogidos sobre las piernas y en cuclillas, el cronista refiere la interpretación del poeta y escritor francés, Antonin Artaud, quien vivió entre los tarahumaras: “Simboliza humildad ante la muerte, es parte de su cosmogonía”.

Fernando Peña asegura que existe una comunicación constante con el INAH sobre el avance del protocolo. Hace tres años, los antropólogos regresaron a Guerrero para reportar el trabajo hecho hasta entonces, con los 22 cuerpos y el resto del material que se llevaron.

Los científicos precisaron que las piezas tendrían que estar al menos dos años en tratamiento, para regresarlas a Chihuahua, y mientras tanto el museo debía acondicionar vitrinas especiales que faciliten su conservación mientras son exhibidos.

“La idea es hacer un Museo de las Momias Tarahumaras, similar al de Guanajuato, porque hay de niños, adultos, mujeres, varones, en fin, de diferentes edades. Las estuvieron trabajando aquí sobre mesas y vimos diferentes edades. Tenemos una riqueza antropológica en la región, dentro del patrimonio cultural tangible”, destaca el historiador.

ooo---000---ooo

Video relacionado

Guerrero: región de las momias tarahumaras

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida