11 de febrero

Río San Pedro, el descanso de miles de aves migratorias

Alfonso Ramírez

Más de 75 especies arriban cada año a este hábitat desde Estados Unidos y Canadá

Una verdadera sinfonía de graznidos, que van de lo grave a lo agudo, emitidos por cientos, en ocasiones miles, de aves migratorias o endémicas de la región llena el ambiente cuando el sol calienta las aguas del humedal San Pedro- Meoqui, también conocido como el Vado de Meoqui.

Hay diversas investigaciones, pero en el Festival de las Aves, que se celebra el 2 de febrero por iniciativa del Ayuntamiento de Meoqui, se vieron más de 75 especies de aves, aunque se pueden juntar hasta 106 en ese hábitat, incluyendo águila pescadora y otras rapaces.

El Día Mundial de Humedales es el 2 de febrero, pero el festival se hace el 3, informó el Jefe del Departamento de Vida Silvestre de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, Manuel Alejandro Quintana Chávez.

También se pueden ver gansos, pero sólo pasan volando rumbo a las lagunas de Anáhuac, Mexicanos y de Bustillos, en este último sitio se han podido contar cerca de 9 mil 500 a 10 mil grullas y de 12 mil a 14 mil gansos.

Las aves migrantes se orientan a través de su brújula biológica insertada en su ADN, lo que les ayuda a detectar el Norte magnético hacia donde dirigen su vuelo, atravesar miles de kilómetros sin radar, sorteando tormentas, huracanes y otras eventualidades climatológicas en busca de alimento y morada.

La Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue), en coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conap) promueve la declaratoria de este humedal como Área Natural Protegida para la diversidad biológica y bienestar humano, explica Quintana Chávez.

Gorriones o chipes que se la pasan en las áreas ribereñas, tordos, pelícanos blancos que no todos los años llegan, cercetas americanas, patos pico de cuchara, cormorán orejudo, ibis de cara blanca, focha americana, torcaza, martinete, garcita verdosa, garza azulada, chanate mexicano, gaviotas, que han viajado desde Canadá y el Norte de Estados Unidos para pasar el invierno en condiciones más benévolas, año tras año comparten este hábitat desde mediados de noviembre hasta fines de enero.

Parvadas de estas aves se han visto también en otros charcos de la Cuenca del San Pedro, río que nace en las montañas de la Sierra Madre Occidental, se extiende alrededor de 223 kilómetros, cruza 18 municipios chihuahuenses y descarga sus aguas en el Conchos, sus fuentes tributarias son los ríos Satevó y Santa Isabel.

En reciprocidad por la hospitalidad en Chihuahua, las aves contribuyen a combatir plagas, gusanos, mosquitos y roedores, abonan la tierra y contribuyen a la polinización al esparcir semillas por diversas partes de la Cuenca del San Pedro.

Sin embargo, estas especies están cada vez más amenazadas por el factor humano que arroja basura en las aguas y en los suelos, botes de cerveza y refrescos, bolsas de plástico y hule, objetos que pueden ser la causa de muerte.

Otra amenaza, al decir de pescadores que extraen mojarra, trucha y peces más pequeños, es que se usen redes o se arrojen al agua los hilos de plástico de las cañas de pescar pues las aves se atoran y se lastiman, por ahí entre las parvadas se pudo ver un pato con una sola pata y por días un pelicano permaneció tirado varios días al parecer por haber tragado algo que lo enfermó.

La educación ambiental y la cultura de la limpieza empieza desde el hogar, como estrategia para evitar la perniciosa costumbre de arrojar latas de cerveza o refresco, bolsas de plástico y otra basura al agua o dejarla regada, asegura el funcionario.

El Humedal San Pedro-Meoqui, es un sitio ideal para promover visitas guiadas de alumnos de las escuelas de Chihuahua, Delicias y otros municipios cercanos, tanto para diversión como para estudio a la vez que se difunde el turismo hacia esta zona.

Sitio Ramsar

De hecho el Río San Pedro-Meoqui es Sitio Ramsar, lo que significa que posee importancia internacional, de acuerdo al tratado de la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, celebrada en la ciudad de Ramsar, Irán.

Al igual que otros, el Humedal San Pedro-Meoqui cumple funciones ecológicas para regulación de regímenes hidrológicos, hábitat de fauna y flora características, según información de la CONABIO, Comisión Nacional para el conocimiento y uso de la Biodiversidad). 2016. http://www.biodiversidad.gob.mx/ecosistemas/ecosistemas.htm

Es por eso un recurso de gran valor económico, cultural, científico y recreativo, cuya pérdida sería irreparable, por lo cual se deben armonizar políticas internacionales previsoras para su conservación.

A lo largo de su estadía, las aves se han acostumbrado a la presencia humana, de tal manera que se acercan a la orilla para recibir comida que les dan algunos pescadores o personas que bajo la sombra de los árboles acampan el fin de semana, tal es el caso de un pelícano bautizado como Pancho.

Otra amenaza para este hábitat es la compactación de suelos para dedicarlos a la agricultura, la caza furtiva o caprichosa de estos especímenes. Esta situación obliga a difundir la importancia de esta maravilla natural, especialmente entre niños y jóvenes.

Acrobacia sorpresiva

El espectáculo, no programado, incluye la inesperada acrobacia de cuatro pelícanos, que como si fueran un escuadrón aéreo perfectamente entrenado sobrevuelan el vado en compacta formación, a cierta distancia giran a la derecha y luego van acuatizando uno tras otro en una admirable maniobra.

Cuando el día empieza a calentar y el sol ilumina las aguas, se puede observar cómo las aves hunden su pico o de plano se sumergen completamente para salir con un pez pequeño que devoran en la orilla, en tanto que pájaros más pequeños se lanzan desde las ramas de los árboles para extraer su comida del río.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a [email protected]

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a [email protected]”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida