Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 45
chihuahua@cambio16.gob.mx


Museo Menonita

8 de marzo

Museo Menonita

Heidi Rodríguez

132visitas

Es una réplica de una casa real que muestra los valores, filosofía y sistema de autosuficiencia de un grupo ´orgulloso de su tierra´ y donde la distinción de género no existe.

Su característica distintiva que les ha permitido sobresalir es el trabajo en equipo y su organización, porque viven para ello prácticamente desde que nacen.

Como base de su prosperidad y vida digna, los menonitas creen que si hay pobreza es porque la comunidad ha hecho las cosas mal, pero si hay éxito, además están bendecidos por Dios.

Durante décadas, han sido parte del abanico multicultural de Chihuahua y de México aunque prevalecen muchos mitos y desinformación sobre este grupo religioso.

Por ello, en el 2000 se formó una asociación civil que fundó el Museo Menonita, ubicado en el kilómetro 10 del corredor comercial Cuauhtémoc-Rubio y que abrió sus puertas en noviembre de 2001.

Hoy dispone de una recepción, un lobby general, tres salas y una tienda.

Daniel Valles Manzanares, director del Museo lamenta que los chihuahuenses vean a los menonitas solo como productores de queso y como extranjeros “cuando en nuestro país, son mexicanos, y podría decirse que son mucho más patriotas, ya que aquí se sienten muy orgullosos de su tierra”.

Dice que cuando van a Canadá se regresan porque no se acostumbran y piensan que estar en México es una bendición.

“Son una parte más del mosaico multicultural que somos en México”, considera Valles Manzanares.

Cada área del museo, así como su exterior, distribución y ambientación, son réplicas de una casa menonita real, basados en lograr un flujo práctico para la convivencia diaria de sus integrantes donde se privilegie el respeto entre los integrantes de la familia y el valor del trabajo.

El recorrido

Empieza en la sala de Taller Doméstico de los Hombres, un aula donde se solían guardar herramientas típicas de la actividad agrícola, a la que los menonitas se han dedicado durante más de 500 años, mientras que las piezas exhibidas datan de 1922, 1928 y 1930.

Esos implementos eran jalados por caballos, pues fue hasta 1980 cuando la comunidad empezó a usar vehículos motorizados.

Se muestran también mesas para la carpintería, una máquina para la reparación de calzado y una incubadora de huevos, lo que representa la autosuficiencia del hogar, indispensable porque un matrimonio promediaba de 13 a 15 hijos, y era necesario acudir a la producción casera de alimentos, ropa y muebles.

La mayoría de las piezas son originales, algunas incluso anteriores a 1922, entre las que destaca una carreta que dejó de usarse en 1980 y otra formal, exclusiva para una pareja que acudía a reuniones, a las que no asistían niños, por ser familias extensas.

El director Valles Manzanares, destaca que la maquinaria agrícola de los menonitas, era muy vanguardista, en contraste con la usada por los mestizos, pues eran cultivadoras y sembradoras, fabricadas en Rusia, llevadas a Canadá y después traídas a Chihuahua.

Sala conectora

Se utiliza como zona de traslado de las labores hacia la parte habitacional y para evitar el frío, en el caso de los menonitas rusos y canadienses, mientras que en Chihuahua se quedó como aislante de los olores del establo a la cocina, pero también como un cuarto para objetos poco usados.

Algunos de ellos son el Busjkie (un pequeño autobús), exclusivo para los domingos con la familia, y de color blanco, pues en Rusia y Canadá eran negros. También colocaban ahí las bañeras, siempre ubicadas fuera de las habitaciones y utilizadas solo los miércoles y sábados. Los integrantes de la familia que estaban más sucios tenían que esperar turno hasta el último.

Los juguetes

Los juguetes menonitas eran fabricados en casa, como las muñecas tradicionales, que hasta antes de 1960 se hacían sin cara, para evitar fomentar la vanidad o un estereotipo de belleza, aunque después se permitió dibujarles caras, las expresiones eran tétricas.

Durante octubre y noviembre, los padres tomaban los juguetes a escondidas, para restaurarlos y devolverlos como el regalo de Navidad, es decir, eran los mismos pero con ropa, pintura o accesorios, nuevos.

Hijos e hijas

Niños y niñas inician sus actividades en el hogar a los 4 años, con tareas como ayudar a su mamá a cargar la ropa o vigilar la incubadora de huevos, pero conforme crecen se les aumenta la dificultad hasta que a los 11 años ya están completamente incorporados y “así vemos a niños manejando tractores”, señala Valles.

Sala dos

Aquí se ubican la cocina-comedor y las habitaciones. La primera es la parte más amplia de la casa, con cuatro puertas que dan a las habitaciones, a la entrada, al patio y al área de trabajo, en tanto que su “kumma” (despensa) siempre estaba al norte para evitar el sol y mantenerla fresca.

Los muebles se colocan pegados a la pared, para permitir el tráfico de personas, porque las cuatros puertas funcionaban y eran muchos miembros.

Una vez lista la comida, se coloca en la mesa, compuesta de una banca y sillas, donde la primera es para los hombres y las segundas, para las mujeres, porque al trabajar en el campo, venían sucios y eso no se permitía.

“Como las mujeres eran quienes tenían las manos limpias, si se requería algo más, ellas eran las que se levantaban pero, la comida se pone en la mesa y cada quien se sirve, pues los menonitas no acostumbran que las mujeres les sirvan a los hombres, se ve mal y es de mala educación”, narra el responsable del Museo.

Dormitorios

El área de recámaras tiene una sala formal, sólo abierta los domingos y para los adultos o visitas, mientras que los dormitorios se separaban por sexos, y hasta los cuatro años, dormían con sus padres.

Ropa

Una mujer casada usa colores oscuros con una pañoleta del mismo color sobre la cabeza y las solteras las usan blancas. En la Iglesia, todas las mujeres se cubren la cabeza, pero las casadas con un gorro y las solteras solo con la pañoleta.

El tiempo correcto para comprometerse es después de tener entre uno y medio y dos y medio años de noviazgo. Entonces la pareja deberá vestir en color café, para así invitar a sus seres queridos al servicio religioso, donde la novia se pondrá un vestido color negro, igual que las asistentes, pero con una corbata.

“Contrario a nuestra cultura, a los muertos se les entierra de blanco y las bodas son de negro, porque además es un color formal”, describe Valles.

Prohibido los lujos

Una casa menonita se distingue por no tener lujos y hasta la fecha, los más conservadores tienen prohibido la radio, la televisión, las computadoras y el Internet, porque la tecnología es para el trabajo no es para la recreación.

Taller doméstico

Era para las mujeres, pues se solían hacer trabajos pesados o la preparación de alimentos en grandes cantidades y las herramientas aquí son la descremadora, la batidora para la mantequilla, embutidoras para salchichas, molinos para carne y maíz, así como envases para guardar la harina.

Además están las cardadoras para lana que permitían hacer el relleno de las cobijas o los edredones, también una lavadora de madera, una de metal y la primera de tipo eléctrico que hubo en la colonia, de 1980.

Ahí se observan unas planchas para ropa que funcionaban a base de la presión ejercida hasta con 20 kilos de piedras.

El trabajo se divide dependiendo de cada familia y se adecua a las necesidades, de manera que si son más mujeres, unas tendrán que laborar en establos o con tractores, y si son más los hombres, les tocarán actividades internas, toda vez que no practican distinción de género en esta área.

Para visitar

- Está ubicado en el kilómetro 10 del corredor comercial Cuauhtémoc-Rubio

- Abrió sus puertas en noviembre de 2001

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida