Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 45
chihuahua@cambio16.gob.mx


Naranjo, el cartonista que desnudaba al poder

22 de noviembre de 2016

Naranjo, el cartonista que desnudaba al poder

Leoncio Acuña

24visitas

El pasado 11 de noviembre el mundo periodístico y cultural se despertó con la noticia de que había perdido a Naranjo, uno de los caricaturistas más ingeniosos y provocadores que han existido en el país, deleite para sus lectores, molesto las más de las veces para el poder político y económico de este país.

Tenía el don de trazar, en un solo dibujo, los terribles contrastes y desigualdades de este país, o las contradicciones y la corrupción de los políticos, que habrían ameritado reportajes, ensayos o libros completos.

Tras su muerte, a sus 78 años de edad, víctima de un paro cardiaco, deja como legado 11 mil cartones que en un acto de generosidad donó a la Universidad Nacional Autónoma de México, y que, así como Posadas en su tiempo, sin duda alguna será un testimonio del acontecer de la nación en los últimos cincuenta años. Lamentablemente estaba preparando un tomo completo de su obra para conmemorar los 80 años de edad.

Rogelio Naranjo Ureño nació un 3 de diciembre de 1937 en Morelia Michoacán, estudió pintura en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y en 1965 se inició como cartonista, primero en la revista Sucesos y en el suplemento El Gallito Ilustrado del periódico El Día, posteriormente en las revistas El Mitote Ilustrado, (que dirigía su paisano Rius) La Ga-rrapata, en los periódicos El Clarín, Excélsior y El Universal.

Pero sin duda alguna fue en la primera página de la revista Proceso y en EL Universal donde empezó a publicar desde 1976, precisamente tras el golpe a Excélsior, así que fue también uno de los fundadores de la revista que marcó un antes y un después en la historia del periodismo en México… y así permaneció durante los últimos 40 años de su vida.

Renuente a los premios, prefirió la caricatura que la pintura

Este singular artista-periodista, considerado maestro de generaciones de cartonistas, recibió importantes reconocimientos a su trayectoria: Ganó el Premio Nacional de Periodismo de México en caricatura en 1977; ganador de la Bienal del Humor en La Habana, Cuba; En 1982 resultó ganador del Concurso de Caricatura Antiimperialista de Nicaragua, y también recibió el premio a la trayectoria periodística Manuel Buendía. En 2008 recibió el Premio La Catrina, en el Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Jalisco.

Lo anterior pese a que Naranjo siempre fue reacio a los premios como lo refiere la crónica de El Universal del pasado 13 de noviembre a propósito de una entrevista que le realizaron en 2014 “en su estudio y con jazz de fondo”. Si yo me interesara en hurgar en las cosas que he trabajado, en el éxito que he tenido –declaró el cartonista-seguramente o me desmayo o no sé qué”.

Además publicó los libros “Alarmas y Distracciones” en 1973, con prólogo de Carlos Monsiváis; en 1982 “Qué caso tiene” con prólogo de Manuel Buendía, en 2005 “La insurrección de las semejanzas” y en 2006 “Funerales preventivos, fábulas y retratos”.

Fue desde 1968, el caricaturista dejó definitivamente de pintar, “porque descubrió que la prensa es lo más práctico para usarse como tribuna, desde donde se pueden lanzar ideas políticas, morales, de todo tipo, incluso para cuando se presenta la oportunidad y hay que atacar las medidas que toma de repente un secretario de Estado o un presidente”, reseñó La Jornada a propósito de sus exequias del pasado sábado 13 de noviembre.

El artista que prefirió la caricatura sobre la pintura; decía: “si hubiera sido alguien como David Alfaro Siqueiros o Diego Rivera, a lo mejor me habría dedicado a la pintura, pero un día dije: ‘A volar, esto no sirve, ¿a quién le interesa?’”…

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida