Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 36
chihuahua@cambio16.gob.mx


22 de mayo

Moda con acento tarahumara

Heidi Rodríguez

7941visitas

Hermanas rarámuri son las primeras en abrirse paso al mundo de los textiles.

Hoy más que nunca la mujer rarámuri busca generar su propia economía con innovación, porque la agricultura dejó de ser una alternativa en la Sierra Tarahumara, y para ello, organizaciones civiles como Kusá las ayudan a encontrar plataformas de venta como la del Tianguis Agroalimentario 2017.

Las tres hermanas Chávez Vázquez, Rosalía (27 años), Lorena (25) y María (23), decidieron innovar con textiles modernos y casuales, con acento tarahumara para ser usados a diario en lugar de guardarlos en un closet y así publicitar la artesanía, colores y cosmogonía propias.

Así lo explicó Cecilia Bolado Torres, coordinadora de la organización para el autoempleo Kusá, quien aclaró que las ventas no son el principal objetivo, sino potenciar su calidad de vida y convencerlas de que no necesitan olvidar sus raíces para encontrar otras formas de desarrollar su economía.

El negocio inició como Iniciativas de Ocupación por Cuenta Propia (IOCP), que es la figura que accede a créditos por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), aunque está por consolidarse como una asociación civil donde las cuatro mujeres serán socias.

“La mujer rarámuri tiene que colaborar en las tareas de su casa y en su economía, porque en primer lugar, viven en condiciones donde la agricultura ya no les deja, y segundo, porque cada vez más de ellas viven de manera independiente”, manifestó Bolado Torres.

“Para entrar al taller Kusá es necesario leer y escribir pero si no saben hay que enseñarles y gestionar la educación”, dijo.

Kusá, cuyo significado es “águila” en rarámuri, tiene el propósito de detonar el empoderamiento económico, cultural y educativo: “Queremos que sean águilas y nuestro producto le dé un sello distintivo por todo el mundo” asentó la coordinadora del taller.

Hace un par de años, Cecilia Bolado sufrió un accidente que la dejó inmovilizada y requirió de personal que la acompañara en su casa, de tal manera que un amigo le ofreció contactar a las hermanas Chávez Vázquez.

Desde su natal “La Mora” en Carichí, la primera en responder al llamado fue Lorena, quien tenía dos niños que mantener y decidió viajar a la capital para tomar el trabajo, mientras sus otras dos hermanas cuidaban a los menores. Sin embargo, sus hijos requerían de su presencia y María fue quien la suplió en las labores de la casa.

“Yo siempre he vestido prendas étnicas y quería una rarámuri”, dijo Cecilia, quien propuso la formación de un taller de confección con el distintivo del acento rarámuri y la respuesta de inmediato fue aceptada, tanto que al poco tiempo se unió la tercera hermana, Rosalía.

María confesó que le encanta coser y vivir en la ciudad, que si bien es difícil, ofrece mucho más posibilidades de superación. Aprendió a leer y escribir en la casa donde comenzó trabajando, al igual que sus hermanas.

Por su parte, Rosalía compartió que asimilar la cultura “chabochi” resultó más fácil de lo esperado, que está feliz de tener una fuente de trabajo que le permite mantener la renta de un lugar en la 11 de Febrero y pagar los servicios.

Cuando empezaron cosían a mano, pero luego adquirieron una máquina y en breve recibirán dos más, así como un overlock, con el objetivo de lograr mayor calidad de los trabajos.

“Las telas las escogen ellas, nosotras vamos y vemos las tendencias de moda y las aplicamos en nuestros diseños”, señaló.

La meta es lograr contratar a una mujer más, concluyó.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida