Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 33
chihuahua@cambio16.gob.mx


La mina de los murciélagos

12 de diciembre de 2016

La mina de los murciélagos

Mario Flores

48visitas

Un evento natural que vale en verdad la pena disfrutar, aunque pueda parecer a algunos poco común, es la observación de la salida, casi puntual, al filo de las seis de la tarde, de cientos de miles de murciélagos que parten en vuelo a buscar su alimentación.

Una colonia de éstos pequeños mamíferos (los únicos de dicha especie con capacidad para volar), formada por más de dos millones de murciélagos, de acuerdo a biólogos expertos, vive en lo profundo de uno de los tiros de la antigua Mina de Bustillos, ubicada en la Sierra de Santa Eulalia, en el poblado de Santo Domingo.

De una de las “bocas” de la mina salen a diario a esa hora, de acuerdo a su “reloj biológico” e instinto innato y vuelan a una distancia de entre 60 y 80 kilómetros al sur, buscando las zonas de cultivo de la región centro-sur del estado, en donde abundan mosquitos, insectos y plagas de las que se alimentan en su mayor parte.

La salida de tal cantidad de murciélagos puede durar hasta una hora o más, por lo que es una muy buena oportunidad para observar este maravilloso espectáculo, en que la colonia de quirópteros alza el vuelo para cumplir con la vital tarea de comer y sobrevivir.

Contra lo que se pudiera pensar, esta acción de los murciélagos acarrea más beneficios que perjuicios, pues en una buena parte, estos alados moradores de cuevas y cavernas oscuras, diezman a las plagas e insectos que pueden afectar con frecuencia las tierras de cultivo, lo cual, eso sí, es bastante perjudicial para quienes se dedican a estas actividades primarias.

Sin embargo, en la imaginación popular, influenciada sin duda por creencias, relatos, leyendas e historias de la antigua Europa del este, como la famosa novela Drácula del inglés Bram Stoker (publicada en 1897), prevalece comúnmente la idea arraigada que los murciélagos son animales dañinos, que atacan al ganado y a las personas para chupar su sangre y que son transmisores de enfermedades e infecciones.

La realidad es distinta. Sin bien la apariencia de estos pequeños mamíferos voladores no es muy agradable, su papel en la conservación de los ecosistemas es de primera importancia, por los motivos ya mencionados y por el hecho de que comen también grandes cantidades de mosquitos.

De hecho los estudiosos coinciden al señalar que del total de especies de murciélagos que hay en el mundo -más de 900-, solamente tres se alimentan de sangre y el resto comen insectos o frutos diversos.

A la Mina de Bustillos se llega por un escarpado y angosto camino hacia una de las partes altas de esa zona cercana a la ciudad de Chihuahua, desde donde se puede arribar en un recorrido de unos 20 minutos, saliendo de la ciudad capital hacia el sur, por la carretera a Delicias o Panamericana y doblando a la izquierda a la altura del distribuidor vial de la Puerta de Chihuahua.
La mina es a su vez un lugar de gran importancia histórica, ya que empezó a ser explotada por sus ricos yacimientos de plata y otros metales valiosos en el año de 1700.

Esto es, nueve años antes de que se asentara oficialmente la ciudad de Chihuahua, que como sabemos, tiene su antecedente fundacional precisamente en el mineral de Santa Eulalia, en donde los vecinos votaron en el año 1709 para decidir en qué lugar se fundaría el Real de Minas: ahí en Santa Eulalia o en valle donde se ubicaba la “Junta de los Ríos”, ganando la segunda opción.

Sin embargo, de las entrañas de esta mina siguieron extrayéndose cuantiosas riquezas durante cientos de años, merced al duro y peligroso trabajo de varias generaciones de trabajadores mineros.

Se sabe que la máxima profundidad y longitud de los tiros y galerías de esta mina, es de poco más de mil 200 metros, por lo que es una excelente oportunidad para quienes gustan de las exploraciones subterráneas y del turismo de aventura. Aunque esto debe hacerse solo por personas capacitadas, conocedoras y debidamente entrenadas para evitar o reducir riesgos de accidentes y contar además con las debidas autorizaciones y permisos, pues la mina se localiza en un predio privado.

El viaje al fondo de la mina es solo uno de los atractivos que el paseante local o turistas pueden encontrar en Santa Eulalia, donde hay además otras opciones, como las tirolesas y escaladas a “rappel”, mismas que ofrecen empresas prestadoras de servicios turísticos del lugar.

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura.