Cambio 16 de Chihuahua

Cambio 16 No. 40
chihuahua@cambio16.gob.mx


5 de junio

Pásele jefe..!

Alfonso Ramírez

23visitas

Por más de 58 años Don Diego ha lustrado zapatos en la Plaza Hidalgo y por sus cepillos han pasado los ex gobernadores Óscar Soto Máynez y Teófilo Borunda.

“El que no mancha calcetines no es bolero”, afirma Don Diego Gámez Morales, un hombre de 75 años de edad y que por más de 58 años ha lustrado zapatos en la Plaza Hidalgo, lo mismo a los ex gobernadores Óscar Soto Máynez y a Teófilo Borunda.

A los 16 años Diego Gámez fue testigo del incendio que destruyó el icónico Teatro de los Héroes que se erigía como un hermoso edificio sobre la actual avenida Venustiano Carranza y dice que lo recuerda porque ahí guardaban una banca y utensilios para bolear, mismos que se perdieron en el siniestro.

Sobre la actual avenida Vicente Guerrero estaba el edificio de la Unión Ganadera, los ganaderos se boleaban en la Plaza Hidalgo y aunque pagaban bien, a veces traían las botas llenas de estiércol y querían que quedaran muy limpias para ir a las oficinas.

Don Diego viaja todos los días en camión desde la colonia Vistas Cerro Grande al centro de la ciudad, aún con las dificultades que eso representa y como llega a las 3:00 de la tarde sus compañeros le dicen “El Buen Servicio”, otros le apodan “El Brujo de Santa Eulalia” y él mismo dice que es “El mil usos”.

Aquí estamos todavía, “gracias a mi padre, Dios”. El bolero cuenta que con su esposa ya fallecida, Guadalupe Zavala, procreó cinco hijos, algunos de ellos se fueron a la Ciudad de México en busca de mejores horizontes porque la boleada no les gustó.

Nacido en Durango, desde muy niño siguió a su padre a Torreón, Coahuila, siguiendo la siembra y cosecha del algodón y trigo. Siguieron el viaje a Reynosa, Tamaulipas, se pasaban a Estados Unidos de mojados, porque en aquel tiempo la “migra” no les hacía nada, “pasaban familias enteras”, cuenta.

“Lo más bonito de mi vida es trabajar. Le pido a Dios que me dé fuerzas y salud para seguir adelante”.

A raíz de que los cines salieron del centro y que de Palacio de Gobierno salieron muchas dependencias, los clientes disminuyeron. “Pero mientras mi Dios me tenga en vida aquí estaremos manchando calcetines”, concluye para esta historia de vida.

El que no mancha calcetines no es bolero
Diego Gámez Morales, de 75 años de edad

ooo---000---ooo

Ayúdanos a encontrarla

Si cuentas con información ingresa a pasaeldato.gob.mx y llena el formulario en el apartado “Ayúdanos a Encontrarlas”. Tu denuncia es totalmente anónima y segura. #FEM #BúsquedaEnVida